jueves, 27 de febrero de 2014

La esclavitud de follar

Bueno pues es raro que encuentre cosas en el facebook que realmente me fascinen y me enriquezcan la cabeza. Pero en cuanto encontré este artículo y terminé de leerlo supe que tenía que compartirlo. Asi que lo dejo por acá esperando opiniones. Esta buenísimo y refleja una sociedad actual bastante jodida. (Bueno.. a mi criterio personal) 

¡Somos sexys, somos calientes, somos libres! ¿En serio? ¿En qué momento las mujeres tomamos esa consigna de feminismo peuco y nos convencimos de estar disponibles al follón sin pedir nada a cambio?. Los hombres históricamente han estado dispuestos a pagar un costo por acceder a una mujer, con una cita, con palabras de amor, en el extremo con dinero; sin embargo, hoy somos nosotras las que no pedimos ni un mensaje de texto post coitum.
No pretendo caer en nostalgias reaccionarias, pero hay que reconocer que la situación actual de nuestra transacción sexual, es como haberle pedido al mismo empleador que nos tenía con contrato fijo, una boleta de honorarios.

Después de tanta lucha que hemos dado para salir de la opresión de la norma macho, nos tropezamos con algo curioso y sintomático: nos hemos transformado en una fantasía masculina, es decir, en un pedazo de culete gratis. Claro, las mujeres no le decimos así… sino que usamos eufemismos como mujer libre, multiorgásmicas, lovefree, autogestoras del orgasmo.

Así, muchas veces nos convertimos en esa amiga-amigo, que declara ser distinta a sus congéneres. Y que se empeña en buscar cuestiones fálicas, como el poder, la competencia, follar. Lo que no sería problemático si no fuera porque en la exaltación de esa vía, renegamos de cosas como la palabra, la cercanía y el cuidado. Todo bajo el nombre de liberación.

¿Pero de qué se habla cuando se alude a liberación sexual? No más que a la flexibilización de contratos. Más allá de los viejos convenios – que como toda norma siempre fueron transgredidos- se trata sobre todo de estar libre del otro. El sexo así, tiene rostro libre, pero cuerpo mezquino.

Por otra parte, me pregunto si es posible jugar realmente el mismo juego de los hombres, cuando aún no tenemos las mismas condiciones en la cultura. Porque todavía las mujeres valemos menos en el mercado laboral. Aún no somos dueñas del destino de nuestro cuerpo, la natalidad es un asunto de Estado y la maternidad, un asunto privado con escaso apoyo social. Aún debemos modelar nuestros cuerpos de acuerdo al fetichismo masculino ( quién no se ha sacado fotos de pedacitos de sus presas para exhibirlas en las redes sociales). Aún los femicidios. Aún los juicios clásicos hacia las mujeres: tontas, locas, maracas. Entonces ¿por qué tendríamos que estar en las mismas condiciones en la erótica?
Para que esto no parezca – que seguro ya lo parece- un lamento conservador o un gemido de mina histérica, hay que entender que a veces la libertad prometida no es más que una nueva domesticación.
Nos enseñaron a pensar que el único mecanismo de control social era la represión y que, por lo tanto, librarse de las ataduras significaba libertad. Y es cierto que las mujeres hemos tenido que pelear frontalmente con el poder para lograr cierta justicia y dignidad. Sin embargo, olvidamos que la ideología también se instala a través de discursos y prácticas que parecen neutrales. Y es por esta vía que nos hemos construido una autoimagen, que tiene mucho de impostura masculina. Calientes, independientes, cabronas.
Estos discursos, que parecen inofensivos, provienen al menos de dos fuentes. Una de ellas es la erótica modelada por la ciencia. Casi cada semana nos encontramos con algún técnico del sexo enseñándonos como amar e imponiéndonos distintos scores de la práctica sexual. La ciencia ha transformado el sexo en tema sanitario. Ahora se dice que sería bueno para la salud, como hacer deporte o comer fruta. Por el contrario, alguien que no tiene sexo -por que no puede, o no quiere- estaría enfermo.
Desde otro frente, la revista femenina propone a la mujer de vanguardia. Invitando a la sexualidad tántrica, holística, cuántica… promocionando juguetes sexuales de diseño para llevar en la cartera por si a una le baja la calentura por ahí. Angustiando a cuanta fémina, que con su libido por el suelo, se siente culpable y frígida.
Lo que no hemos entendimos – como decía Foucault – es que decirle que sí al sexo, no significa decirle que no al poder. Sin darnos cuenta, nos hemos ido construyendo como mujeres hiperdefensoras de lo masculino, dejando a un lado nuestro gran capital transformador: el campo de las relaciones. Ese tejido social que apunta al cuidado y la cooperación.

No se trata de defender las viejas instituciones de lo amoroso, que también nos aplastaban; pero el simulacro del touch and go crónico deshumaniza. Se trivializa el cuerpo, se mecaniza el sexo y se atenta contra las posibilidades de un encuentro: la amistad, la ternura, la solidaridad, al menos una fraternidad política con el otro.

Por mi parte, aún prefiero las mentiras al oído, la resaca de un encuentro; que un acuerdo de sexo controlado, avaro de la locura de a dos, sobrante de hule.
La verdad a mi me da miedo pensar en la chiquilla aquea que algún día fui, llena de inocencia, ingenuidad y tanto amor que tenía para dar, llena de sueños, esperanzas y amando profundamente que conforme el tiempo y las experiencias vividas se fue perdiendo en el camino. Ahora me veo al espejo y definitivamente soy otra persona, pero pensar que mi esencia pura la estoy dejando en el camino es algo que me pone drásticamente en alerta porque a pesar de todo el dolor, del desamor y de la frialdad no quiero perder esa ilusión y la esperanza de algún día ser correspondida y tratada de la manera que siempre he querido. Con amor. 

lunes, 24 de febrero de 2014

No change.. just wait!

Ser apasionada y amar demasiado puede llegar a ser agotador y algo frustante, pero he pensando con el tiempo que siempre he sido así, me gusta ser así y es muy probable que aunque diga mil veces que voy a cambiar y volverme un tempano simplemente no puedo y jamás lo lograré. Pero ¿Por qué tendría que hacerlo? Tal vez puede llegar a ser contraproducente o doloroso a veces cuando se dan ciertas cosas de uno mismo a otras personas que no lo merecen o simplemente no lo valoran. Pero, ¿Qué se yo si algún día aparezca esa persona tan especial que tanto espero.. tomará todo de mi y me querrá tanto que me haga sentir que puedo volar o explotar? y de repente vuelve esa esperanza y es la que me hace sentirme feliz y contenta de ser quien soy, no tengo que cambiar por los demás. No. Es quien soy y quien seré toda mi vida. Y he pensando que las personas que se me cruzan en el camino pasan por algo y tengo muchísimo que aprender aún, de esas personas y de mi misma. Pero mi escencia, jamás la voy a cambiar. NUNCA. :)

lunes, 10 de febrero de 2014

Life

He dejado un poco olvidado mi blog por la simple razón que estoy asimilando lo que la vida me ha puesto en el camino últimamente, la verdad es que me he sentido muy contenta y a como han pasado los días este año pinta con muchos cambios en mi vida. Al fin de las cansadas decidí inscribirme a un curso de pole dance que quería desde el año pasado y pues llevo ya dos clases que para ser honesta me tienen un poco frustrada porque en realidad no es como lo pintan, esas cabronas merecen un premio porque la verdad es una práctica que requiere una fuerza increíble, estoy trabajando en ello y aunque me cueste LO VOY A LOGRAR. Este fin de semana inicié mis clases de dibujo que tanto estaba dejando al tiempo también y me di cuenta que había olvidado lo bien que me siento cuando tengo un lápiz en mis manos, es algo que siempre he amado hacer y ahora que lo retome me hace muy feliz. Pero como dicen no ha dos glorias juntas, y es que personalmente me esta yendo increíble, me siento más activa, contenta y positiva respecto a mis nuevas actividades, el ir al gimnasio y practicar crossfit me esta ayudando muchísimo y me arrepiento de no haber empezado antes, de cualquier forma voy para adelante y no pienso parar. ¡Mi meta de este año es para cumplirse!.

Bueno.. luego de todas estas maravillas (para mi), tengo que admitir que no me esperaba lo que les voy a contar a continuación:

Hasta el día de hoy no se como fregados pasó, pero está y ya. Intento no darle mucha importancia y dejar que las cosas fluyan y se den como tengan que darse para no arruinarlo ni causarme daño a mi misma. Creo, porque aún estoy en duda, que estoy enamorada. (de nuevo).. y es que aún estoy en proceso de aceptación porque nunca en la vida he estado tan cómoda, feliz y emocionada con alguien en tan poco tiempo. Lo que más me sorprende es que para variar se sale de todo los estándares que quiero yo para mi vida empezando con que tiene dos años menos que yo (si si, no es para hacer drama pero siempre he tenido este friki con la edad, no sé por qué) pero desde la primera vez que nos vimos hubo esta conexión perfecta que no pude pasar desapercibida y eso que no me había besado, cosa que hizo casi al mismo tiempo en que mi cabeza daba vueltas con la interrogante ¿Qué demonios hago aqui con un chico asi?. Pero el primer beso (de varios por venir) respondió a todas mis dudas dejándome solo unas ganas inmensas de volverlo hacer y no parar nunca.

Parte de mi esta asustada y un poco confundida, de verdad que lo que menos necesito es que me rompan en corazón de nuevo (hacer más añicos de añicos). Pero no puedo evitar sentirme increíblemente YO con el, no sé como pasó pero es como si nos conocieramos de años, la confianza, el cariño, las palabras, las caricias, los besos son tan exactos que ni yo me la puedo creer. No tengo mucho tiempo así que tal vez en esta semana le dedique un post jajaja. Por el momento soy feliz pero no por él, sino por mi, porque al fin estoy haciendo lo que me gusta y aunque se vienen decisiones importantes que tomar en el camino estoy segura que voy a seguir adelante. Solo tengo que hacer eso. Seguir. :)


Y hablando de la vida.. les recomiendo mucho esta película!! Los va a motivar muchísimo y se van a identificar!